Reflexología Podal

Estimulación del organismo para la autocuración

 

En los pies se reflejan todos los órganos del cuerpo. La reflexoterapia, es una terapia natural que estimula al organismo para que éste realice su propio proceso de autocuración, utilizándose técnicas manuales aplicadas a áreas reflejas de pies, manos  y rostro.

 

  El reflejo es una respuesta rápida de las estructuras biológicas a un estímulo determinado, fuera del control de la voluntad. Estas áreas reflejas, representan a órganos o partes del cuerpo con el cual están conectadas por vía nerviosa o canales de circulación energética.

 

  El exámen minucioso del pié, ayuda a dar una idea del estado general del organismo, pudiéndose detectar un trastorno orgánico, aunque los síntomas no se hayan presentado de manera apreciable en el organismo.

 

  Activando las zonas reflejas del pié, se puede colaborar en la prevención y eliminación de la enfermedad, así como también en la relajación y eliminación de tensiones.

  La mejora es a nivel de todo el organismo, a nivel físico, mental, emocional y energético.

 

  Lo primero que nota la persona, es una relajación general, aliviando la tensión, ansiedad, estrés, dolor.

  Al colaborar con la autocuración del cuerpo, moviliza todas las sustancias no asimiladas, que se van acumulando en el organismo (calcificaciones, ácido láctico, uratos, sustancias de desecho del metabolismo celular, etc.), consiguiendo o bien la reabsorción por el cuerpo o su depuración y eliminación en el caso de toxinas. Para esto, aumenta la orina, el movimiento intestinal, aumenta la expulsión de mucosa, los estornudos (si hay catarro), el sudor, en general, todas las secreciones corporales.

 

  También favorece el desbloqueo emocional, la sensación de liberar y romper el bloqueo.

 

 

   Beneficios:

  • Estimula el desbloqueo energético.
  • Favorece la relajación y alivia el estrés.
  • Estimula la energía vital y mejora la circulación sanguínea y linfática.
  • Favorece la respiración y nutrición celular.
  • Estimula la circulación y la acción del sistema inmunológico (aumenta las defensas del organismo).
  • Libera endorfinas, sustancias químicas que produce el cuerpo, que alivian el malestar y el dolor de manera natural. 
  • Regula funciones orgánicas, glandulares y hormonales.
  • Despierta los mecanismos naturales de depuración, favoreciendo la eliminación.
  • Alivia resfríos, estreñimiento, dolores de cabeza, cálculos renales, insomnio. 
  • Actúa sobre la mente y las emociones, y en casos de depresión. 
  • Mejora la flexibilidad y la movilidad.
  • Mejor funcionamiento pulmonar en casos de asma.
  • Mejora de problemas cardiovasculares, várices, hemorroides, celulitis.
  • Alivia la tensión de la columna vertebral (cervical, dorsal y lumbar).
  • Alivia las menstruaciones dolorosas, los síntomas de la menopausia.

 

          Ver más - Cursos 

 


 

Comentarios: 0