Cuando la soledad duele

 

 Por muy doloroso que se perciba el momento, lo puedes ver como una desgracia ó como una invitación a “renacer” a una nueva vida, una nueva visión, a expandir tu conciencia y llenar de sentido tu vida, tomándola como un proceso de aprendizaje, de crecimiento y de cambio, aprendiendo a escucharte y a gerenciar tus necesidades.

 Conviene que aprendas a desapegarte emocionalmente, a ver que la solución nunca está afuera, que solemos repetir los mismos patrones emocionales tóxicos más tarde o más temprano aunque se trate de parejas aparentemente diferentes a la anterior.


  Tampoco se trata de dejar pasar el tiempo, como se suele creer para curar las heridas, el tiempo por sí solo no las cura; la rigidez, las corazas, defensas, desconfianza y el sabor amargo dejan sus residuos, brotando un miedo a la hora de sustituir el amor, a la hora de entregarse y confiar.


 Tampoco la solución está en refugiarse en los hijos, en el trabajo compulsivamente, comida, sexo, drogas, etc. La paz, la felicidad no está afuera, no está consiguiendo cosas, ni cambiando de pareja, está en tu interior.

 

 Para solucionar los problemas de soledad, no se trata de luchar contra ella, sino aceptarla como esta etapa de tu vida y aprovechar a conocerte. Darte cuenta, observar como las cosas que antes te satisfacían van perdiendo tu interés, como todo cambia, hacerte responsable de gestionar tu propia felicidad, se trata de cultivar la paz y la serenidad como quien cultiva un jardín, poco a poco, con paciencia, cambiando los hábitos, invertir en tu propio desarrollo personal, optimizando tus potencialidades, apostando a una formación renovada que facilite la apertura a todos los niveles.


  A nivel físico podrías hacer un deporte, un arte marcial, yoga.

 A nivel emocional, gestionar relaciones sinceras y trabajar con las emociones destructivas, sembrando las positivas. Para lo cual es necesario desarrollar una atención sostenida, un entrenamiento en el día a día, también gestionar una sexualidad consciente y el deseo de paz hacia todos los demás.

  En el plano mental, lecturas que aumenten el nivel de conocimiento de ti mismo, cursos, reuniones, estudios, ajedrez, etc. que mantengan la mente activa saludablemente.

  En el plano espiritual, cultivo de la ampliación de la conciencia, mediante la meditación, el yoga, Tai Chi, contemplación, actitud de creatividad, conversaciones íntimas de los aspectos que dan sentido a nuestra vida.

 

 Descubrir que tu vida tiene sentido, que la espiritualidad es algo íntimo y no privativo de una religión particular, conviene que le dediques atención a esa dimensión de tu vida que te proporcionara paz como ningún logro exterior puede hacerlo.

  Al aprender a meditar, a contemplar, sentirás la complicidad del universo, el orden detrás de las apariencias, expandiendo tu conciencia y tu capacidad de amar abiertamente. Dándote cuenta que dejar de aprender es comenzar a envejecer, y que la sabiduría no tiene que ver con los conocimientos adquiridos, sino más bien con el cultivo interno, con tu paz interna y tu nueva capacidad de amar. Con el tiempo comprenderás que el amor no está afuera, sino dentro de ti mismo, un amor que no necesita a una persona ideal, sino que nace de tu esencia. Discernirás la diferencia entre amor (busca la felicidad de la otra persona) y pasión-deseo (busca la felicidad en la otra persona).


  En cada relación se aprende de sí mismo, cada relación que acaba es una oportunidad de conocerse y ofrecer lo mejor de sí, sin confundir la pasión con el amor. Comprendes que el amor es un estado de conciencia en el que te sientes pleno, alegría de ser y vivir y cada vez más consciente., con mayor paz que no depende del afuera, tu vida se llena de sentido avanzando hacia el despertar viviendo en el presente, planeándote metas que te darán un rumbo, sin quedar dependiendo de un resultado, eliminando la ansiedad de cuando huías hacia el futuro y viendo como el mundo cambia al tú cambiar la manera de mirarlo.


  Así, irán mejorando tus relaciones, tu entorno en general, aprendes a ver en el interior de las personas, y a aceptar el placer y el dolor sin apegos, sin huidas, sin negarlo. Crea vínculos desde la sinceridad, sin buscar la aprobación, sin expectativas, con sentimientos de complicidad.

  Disfrutas de su soledad, porque has aprendido a cultivarse, a relacionarse y a despertar la creatividad. Descubres tu conexión con el universo, con todo, tu participación en él. Cada día será un nuevo descubrimiento.

                                                                                         Juani


 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Patricia (lunes, 30 marzo 2015 04:09)

    Hola Juani, mi pareja fallecio hace dos años, sufrí muchisimo, no tuvimos hijos y si bién he superado lo más doloroso del duelo, hoy siento mucho la soledad. Me considero una persona espiritual y hoy estoy en esa búsqueda interna, ojalá encuentre esa paz que necesito para sentirme bién. Muchas gracias. Patricia.

  • #2

    luzelim (jueves, 02 abril 2015 16:23)

    Gracias por compartir Patricia!
    Paz para ti!
    Abrazo
    Juani

  • #3

    marlen (domingo, 17 mayo 2015)

    Hola juani es duro aceptar la soledad llevo año y medio sin mi esposo el nos abandono sin fardeles nada la verdad no se como aceptar la soledad la odio no se que hacer ayudenme

  • #4

    Juani (domingo, 17 mayo 2015 21:26)

    Hola Marlen, conviene apostar al desarrollo personal, para sentirte bien contigo misma, estes o no en pareja y poder sanar ese dolor por el abandono, esto es proceso que una vez superado te colocará en otro lugar interno para poder reconstruir tu vida.
    un cálido abrazo