CNV - COMUNICACIÓN NO VIOLENTA

Marshall B. Rosemberg

 

La Comunicación No Violenta (CNV) fue desarrollada por Marshall Rosenberg, Doctor en psicología clínica, educador,  mediador en conflictos internacionales y fundador del  "Center for Nonviolent Communication" (CNVC).  

La CNV se utiliza actualmente en todo el mundo como un valioso recurso para aquellas comunidades que se enfrentan a conflictos violentos y a graves tensiones étnicas, religiosas o políticas.

 

La CNV es una manera de comunicarnos desde el corazón conectándonos con nosotros mismos y con los demás de una manera compasiva natural, renunciando a la violencia.

Mediante la CNV, aprendemos a escucharnos  a nosotros mismos y a los demás y a expresarnos evitando el mecanicismo y la impulsividad con la que se suele  contestar, ya que nos entrenamos a estar atentos, estar presentes a nuestra manera de responder y atentos en una escucha sin juicios, para ello estamos presentes a lo que percibimos, sentimos y deseamos, aprendiendo a expresarnos con sinceridad y claridad, desarrollando la escucha respetuosa y empática a los demás; en la CNV siempre tendremos en cuenta nuestra necesidades como así también las de los demás.

 

La comunicación surge desde una nueva mirada luminosa, al salirnos de los juicios y mecanismos de defensa, huida, ataque, resistencias…

A un nivel mas profundo, la CNV nos invita a mantener nuestra atención en el lugar donde sí es seguro que encontremos lo que buscamos; cuando damos desde el corazón, nos beneficiamos a nosotros mismos y a quien le damos.

 

Los cuatro componentes del proceso de  la CNV son:

 

1-   Observación

2-   Sentimiento

3-   Necesidades

4-   Petición

 

Primero observamos lo que esta ocurriendo, la situación, luego, tomamos consciencia de lo que sentimos antes esto que observamos, en tercer lugar detectamos nuestras necesidades que tienen que ver con el  sentir y luego hacemos la petición  a la otra persona para enriquecer la vida de ambos. Cuando lo hacemos teniendo en cuenta estos pasos y también ayudamos   a los demás a hacer lo mismo, establecemos una comunicación que nos beneficia a ambos.

 

Dos aspectos importantes:

 La expresión honesta y la recepción empática, teniendo en cuenta este recorrido de cuatro etapas mencionado.

Nuestro estado natural es de compasión y solidaridad, que se ve bloqueado por:

  • Los juicios moralistas, que suponen una actitud con mala intensión de quien actúa no de acuerdo a nuestros propios valores. Centramos nuestra atención en clasificar, analizar y ver el error, en vez de darnos cuenta que es lo que necesitamos y no conseguimos (tanto en nosotros como en los demás), esto provoca una actitud defensiva y de resistencia en la persona a quien juzgamos, o bien que si responden de acuerdo a nuestros valores, es posible que lo hagan por culpa, miedo o vergüenza, que hará que esta persona pueda abrigar resentimiento por haberse rebajado su autoestima.Tener en cuenta que una cosa es el juicio de valor, donde uno puede  valorar la  honradez, la sinceridad, etc. y otra son los juicios moralistas, que los hacemos en relación a  conductas que no concuerdan con nuestros juicios de valor (ej. la violencia es mala, etc.)
  • La comparaciones, que también son juicios y nos alejan de la compasión
  • Negar nuestra responsabilidad, ej. tienes que hacer… me haces sentir…tenia que hacerlo… me dijo que lo hiciera….lo hago porque todos lo hacen… Se pueden remplazar por: elijo hacerlo….
  • Expresar nuestros deseos como exigencia, nos alejan de la compasión: ej. castigo a mi hijo para que aprenda a…
  • El concepto de que ciertas acciones merecen recompensa y otras castigo, también los aliena de la vida, es importante que las personas cambien porque los beneficia y no por miedo al castigo.  

 

Es importante aprender a Observar sin evaluar

Una cosa es observar y desde ahí hablar de nuestras necesidades y otra es mezclarlo con las evaluaciones que hace que la otra persona no entienda, oponga resistencia por sentirse  criticada.

No se trata de no evaluar, sino mas bien de mezclar la evaluación con la observación a la hora de comunicar.

 

Importante Identificar y expresar los sentimientos

Se nos educa para hacer lo que los demás esperan de nosotros y no nos centramos en lo que sentimos y queremos.

 

Distinguir entre sentir  y pensar o creer que somos

Cuando expresamos de forma clara lo que sentimos, esto favorece la comunicación, nos puede ayudar a resolver conflictos, evitando utilizar palabras o afirmaciones que sirven para describir sentimientos. Ej: siento que soy torpe (no es un sentir, sino una creencia)

 

Asumir la responsabilidad de nuestros sentimientos

Lo que nos dicen las demás personas, puede ser un estímulo pero no la causa de nuestros sentimientos, estos tienen que ver con como elegimos tomarnos lo que nos dicen y hacen, también con nuestras expectativas y necesidades.

 

           Se trata de hacernos responsables de nuestros propios sentimientos.

 

Los juicios, criticas, diagnósticos, interpretaciones,  que hacemos de las otras personas, son expresiones alienadas de nuestras propias necesidades insatisfechas. Al expresarlo de esta manera, la otra persona en general, lo toma con un ataque u ofensa.

Si expresamos nuestras verdaderas necesidades, es mas probable poder satisfacerlas.

Si no valoramos nuestras necesidades, es posible que los otros tampoco lo hagan…

Expresar lo que queremos pedir para que los demás respondan de manera compasiva a nuestras peticiones, utilizando el lenguaje positivo, claro, concreto para  pedir de lo que realmente queremos.

 

Es importante aclarar nuestro objetivo al pedir algo, establecer una relación basada en la honestidad y la empatía, no se trata de cambiar a las personas.

Es importante antes de pedir algo, observar nuestros pensamientos para que no se conviertan en una exigencia, ej: el debería haber dejado todo limpio, ella tendría que haber venido temprano, merezco que me reconozcan, tengo motivos para enojarme, tengo derecho a irme antes. Cuando pedimos de esta manera, y los demás se niegan, tendemos a juzgarlos-

 

La recepción empática

También conviene aprender  a escuchar lo que observan, sienten, necesitan y nos piden los demás teniendo en cuenta los cuatro componentes mencionados antes en la CNV-

 Es importante a aprender a estar presente, y empáticos, o sea centrar la atención en el mensaje que nos transmite la otra persona, no se trata de dar consejos, ni tranquilizar o explicar cual es nuestra postura o sentimientos, antes de tranquilizar u ofrecer consejos, mas vale aprender a preguntar.

 

Hay algunas conductas intelectuales que bloquean la empatía:

Aconsejar (creo que deberías,,,), competir (esto no es nada, a mi me paso que…), educar (esto puede ser bueno para ti si…), consolar (no es tu culpa, hiciste lo que pudiste…), contar alguna historia parecida (esto me recuerda que…), minimizar (eso no es para tanto…), compadecer (pobre! …), interrogar (y esto cuando comenzó…), explicar (hubiera hecho eso,  pero..), corregir (esto no fue asi..).

 

La clave de la empatía es la presencia.

La empatía es sanadora, al escuchar sin juicio, sin pretender resolver, sin intentar cambiar al otro, esto es realmente sanador.

Cuanto mas conectamos con las necesidades de los demás, menos temeremos abrirnos, mas seguros nos sentiremos.

Cuando en una comunicación no se tiene plena consciencia de lo que se siente, necesita y pide, entonces las conversaciones agotan, porque no hay un intercambio de energía como cuando uno empatiza y esta presente y conectado.

 Es también importante interrumpir la conversación cuando ya vemos que no llega a buen puerto, no tenemos que escuchar nada mas que no queramos escuchar.

 

Ante personas repetitivas, que se quedan en el pasado y lo que sufrieron, se le puede decir, tal vez necesitabas---- y te sentiste…. Para que aprenda a recibir empatía desde comunicar sus necesidades y sentir, en vez de hacerlo desde contar las penas e injusticias del pasado. Otra manera de buena comunicación es expresar nuestro deseo de mayor conexión.

También podemos empatizar conectando con las necesidades y sentimientos de la otra persona a través del silencio.

Lo mas importante es ser compasivos con nosotros mismos, ya que no podemos dar al otro lo que no nos damos a nosotros mismos-

 

La aplicación mas importante de CNV, es en como nos tratamos a nosotros mismos, cuando cometemos errores, podemos entrar en un proceso de duelo, y de rectificación del perdón, entendiendo que hicimos lo que pudimos y siendo autocompasivos. Cuando actuamos eligiendo y no por deber, nos sentimos mas alegres.

  

 

La ira en la CNV

La ira proviene de nuestra manera de pensar. En vez de ver que hace el otro, conviene conectarnos con nuestro interior y ver que sentimientos y necesidades insatisfechas hay ahí, que en realidad son la causa de nuestro enojo..

Por lo tanto, es conveniente conectar con mis necesidades en cada momento, en vez de juzgar y culpabilizar al otro…

La ira encierra algo que nos es útil para la vida, descubrir nuestras verdaderas necesidades, al escucharlas, colaboramos con la vida y generamos menos violencia, nos  hacemos responsables de nosotros mismos. Pasamos de “estoy enfadado porque me hizo….” A “estoy enfadado porque necesito…”

 

Cuando tomamos conciencia de nuestras necesidades, nuestra furia da lugar a sentimientos útiles para la vida.

La violencia surge al creernos que son los otros los que nos producen dolor y por lo tanto, merecen ser castigados.

Todo juicio sobre otra persona, reduce la posibilidad de ver satisfecha nuestras necesidades.

Los juicios hacia las otras personas, tienden a actuar como profecías que se autorrealizan.

 


Podemos utilizar 4 pasos para expresar saludablemente la ira:

 

-      Detenerse, respirar profundamente

-      Identificar los pensamientos que contienen juicios

-      Conectarse con las propias necesidades

-      Expresar nuestros sentimientos y necesidades no satisfechas.

 

Es importante hacernos responsables por nuestras acciones y tener en cuenta que  nuestro bienestar es tan importante como el del otro.

Cuanto mas escuchemos a los demás, mas nos escucharan a nosotros: empatía.

Cuanto mas empáticos, mas nos damos cuenta que tenemos necesidades comunes los seres humanos.

 

También es importante en la CNV aprender a expresar el agradecimiento para celebrar y no para  manipular, haciendo cumplidos del tipo: que inteligente que eres (que se puede hacer para conseguir algo.

                                                                                   Libro: Comunicacion no violenta

                                                                                                M.  Rosemberg